Charleville-Mézières, paseando por Francia
20 octubre 2020

Viajar a Zanzíbar

La playa privada

Este paraíso del Este de África, supero mis expectativas y aquí les traigo mucha info para que se animen a visitarlo !

Desde hace muchísimos años que tengo en mente dos destinos paradisíacos que sueño con visitar : Zanzíbar y Maldivas. Nunca imaginé que podría viajar a Zanzíbar este año, en plena pandemia de Covid-19 y de manera tan inesperada. Cuando les contaba sobre el principio del 2021, ni pensaba que en 15 días estaría disfrutando del sol y las guas turquesas con 30º.

Para la anécdota, estábamos aburridos, el día era gris y helado. Un domingo 10 de enero al norte de Francia. Toque de queda, días cortos, fríos y sin mucho para hacer más que trabajar, por lo que nos pusimos a imaginar posibles viajes, como quien se evade mentalmente en un sueño despierto.

Subirse a un avión nos parecía algo irrisorio, lejano y complejo. Pero buscando destinos a los que pudiésemos ir, sin hacer cuarentena, terminamos descubriendo que Tanzania, era de los pocos países que quedaban que no restringía el turismo, la visa se obtiene a la llegada pagando 50 dólares y no hacía falta vacunas. En ese momento Francia nos dejaba salir de Europa como turistas. Aclaro que Maldivas era lo mismo, pero en caso de necesitar un test PCR para volver era más complicado hacerlo.

Y así, en un par de horas decidimos comparar los billetes de avión para viajar en 7 días. Era una locura, había muchos factores a tener en cuenta pero dejamos una parte al destino y otra a ponernos las pilas para organizar todo.

Kiwengwa, la playa privada de nuestro hotel
Zanzibar, un paraíso en la Tierra.

Un poco de historia para comenzar y es que hay mucho para contar. Se estima que la isla esta habitada desde hace la menos 20.00 años.

Hoy en día las principales industrias son las especias (nuez moscada, canela y pimienta) y el turismo. Es también el único lugar en donde habita el mono colobo rojo de Zanzíbar.

El archipiélago cuenta con una fascinante historia influenciada por persas, árabes, musulmanes, portugueses y el propio continente africano. El país continental, Tanzania es en su mayoría cristiano pero este archipiélago es en un 90% musulman.

También hay un pasado oscuro ligado a la venta y el mercadeo de esclavos.

Arenas blancas y aguas turquesas, contemplando el paraíso
Playas o ciudad

La única ciudad que podríamos definir así es Stone Town, la capital de la isla Unguja. Les aconsejo pasar al menos dos días allí para visitar esta ciudad única y llena de historia. Hay muchos restaurants, mercados locales, playas y opciones de hoteles.

En la ciudad de piedra nació Farrokh Bulsara, Freddie Mercury, el legendario cantante de Queen. De hecho hay un museo, pero como todo el resto de esta ciudad protegida por la UNESCO, es muy decadente y está cayéndose a pedazos.

Los vestigios de épocas pasadas se mezclan con la vida actual. Mientras más caminamos por sus laberínticas calles, más teníamos la impresión de viajar en el tiempo. La belleza del caos, del barullo, de la piedra gris que termina en las playas más turquesas que hayamos visto.

(Les voy a escribir un articulo más detallado sobre la ciudad, ya que hay mucho para contar)

La mayoría de los turistas viajan a Zanzíbar después de hacer un safari en Tanzania (hay ferries que la unen a Dar-Es-Salaam diariamente, sino por avión) y se quedan un par de días en la playa. Pero esta isla «de las especias» tiene muchísimo más que ofrecer.

Una característica común en las playas es que la marea desciende muchísimo, en algunos lugares hasta 800 metros o más. Así que podremos bañarnos que cuando la marea esta alta o si vamos en alguna excursión hacía aguas un poco más profundas.

También hay algas y corales por lo que no estaría de más bañarse con zapatos en goma, con la marea baja.

Hoteles ¿dónde puedo dormir?

La cantidad de hoteles es tan variada como su calidad, nunca me había costado encontrar uno que cumpla con todo lo que buscaba. Hay varias cosas a tener en cuenta. Nosotros fuimos 5 días al Blu Marlin Village, y fue una buena opción porque incluía el desayuno y la cena. La comida era preparada en el lugar con productos frescos y siempre con una opción de pescado del día, un buffet y platos italianos, porque los dueños del hotel lo son.

Este hotel estaba un poco alejado de la parte central de la playa por lo que había que caminar un poco por la arena hasta llegar a los restaurants y pequeños comercios locales. La ventaja era que no había nadie en la playa y los vendedores no venían hasta aquí así que era mucho más tranquilo.

Hay que tener en cuenta que los cortes de electricidad son frecuentes por lo que el WIFI y el aire acondicionado no funcionan siempre.

Mi consejo (si se van a quedar más de tres días en el mismo hotel) es que se busquen un hotel con piscina y salida directa a la playa. Esto es muy importante ya que el camino para acceder a las playas puede ser tortuoso y pasar entre las casas de los locales.

En Stone Town nos quedamos en un hotel precioso, Antonio Garden, que tiene habitaciones modernas, super confortables. Aire acondicionado, piscina, buen WIFI y un bar/restaurant abierto todo el tiempo con platos riquísimos que cuestan unos 10 dólares con bebida incluida.

¿Que playa elegir?

Viajar a Zanzíbar implica maravillarse con sus playas. Hay muchísimas y cada una con su característica bien particular pero todas igual de paradisiacas. Pueden hacer punto en un lado de la isla y moverse en taxi, excursión o moto (para los más aventureros) e ir visitando alrededor.

Las playas más turísticas y donde la marea permite de pasar la mayor cantidad de tiempo en el agua son Nungwi y Kendwa al norte. Ahí está la movida. Al Este las más conocidas son Kiwengwa, Kigomani, Paje y Jambiani, más familiares y tranquilas pero también las más bonitas.

Viajando hacia el sur hay menos playas o son más rocosas pero se puede disfrutar del hotel y de las excursiones. Al Oeste, podrán ver bellísimo atardeceres y visitar la isla de la prision junto a la playa de Nakupenda o compartir con los locales las bonitas playas de Stone Town.

Un Dhow, típica embarcación de madera
Mi experiencia y conclusión

Creo que lo que más me impacto, además de la belleza de la isla, es la pobreza. La gente local vive con lo mínimo y hay mucho «despelote», todo va a un ritmo que nosotros, viniendo de países donde todo va rápido, hay veces puede chocarnos. Pole Pole como dicen ellos en swahili, despacio, tranquilos a su ritmo que es leeeento. Y obvio Hakuna Matata, la frase que van a escuchar como un mantra todo el día : No hay problema. O si los hay, lo tomamos con humor, con tiempo para resolverlo (salvo cuando no tienen electricidad para imprimirte el test PCR unas horas antes de partir, que estrés !)

Manu disfrutando del sol
Datos prácticos

Si están pensando en viajar a Zanzíbar lleven dólares y antes de llegar organicen el presupuesto. Rinde más tener chelín tanzano (TZS), pero no en cantidad ya que si les sobra mucho cuando terminen el viaje no podrán hacer nada con ese dinero. Vayan cambiando de a poco o usen los dólares, siempre negociando el precio si se les da hacer eso.

Todo está en dólares como les decía o en chelín tanzano (TZS) , la moneda local. Hay muy pocos cajeros para sacar plata, siempre y cuando haya electricidad o que tengan dinero adentro de las maquinas. En cuanto a los pagos con tarjeta son poco aceptados y en general tienen un cargo de entre 5 a 10 %

Lo más fácil para moverse es en taxi, ya que si vieran el estado de las calles (algunas asfaltadas, pero la mayoría hechas con tierra/arena, destruidas y llenas de piedras, animales y personas) se lo pensarían dos veces antes de alquilar auto o moto. Pero sin dudas es caro, un trayecto desde el aeropuerto hasta el hotel en la playa puede salir unos 40 dólares.

Con las motos el tema es tener cuidado con la policía ya que suelen detener a los turistas para intenter sacarles plata. Aunque si se animan es toda una experiencia y es económico de moverse así por la isla, sólo respeten la velocidad (entre 50 y 60 km por hora, según el lugar) usen casco, y tengan los papeles a mano.

El transporte público, conocido como Dalla Dalla, son unos furgones con el acoplado de madera que van parando en lugares no señalados, así que hay que preguntar, y sin horario fijo, pero les digo que la gente va hasta colgada por fuera, así que para experimentar sí, pero para viajar si andan jugados con el tiempo no se los aconsejo.

En cuanto al test covid hay dos o tres lugares oficiales para hacerlo. Nosotros lo hicimos en el lugar «público» designado por el estado a Stone Town y sale 80 dólares, que se pueden pagar en tarjeta, sin cargo, o sino hay que ir a un banco cercano a pagar en efectivo y volver con el recibo. Los taxistas y locales, saben bien donde es, nuestro taxista se quedó todo el tiempo con nosotros para ayudarnos. Depende la cantidad de gente pero puede ser rápido como llevar toda la mañana. Lo mínimo para hacerlo son entre 3 y 4 días antes de viajar, ya que la fecha que ponen en el test, es la fecha en la que lo imprimen.

Descarguen WhatsApp ya que ellos lo utilizan un montón. Incluso me enviaron mi test PCR vía esta aplicación ya que no había electricidad para imprimirlo el día que fuimos a buscarlo.


Constanza
Constanza
Hola ! Soy Constanza, me mudé a Francia desde Córdoba, Argentina en 2015 como Au pair y el destino me hizo quedar acá donde trabajo, estudio, escribo y viajo ! Así que les cuento de todo ello en este rinconcito de internet que creé con mucho amor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *