Saint-Valery-sur-Somme, la joya de la bahía
17 junio 2020
Carla: como vivir en Francia con la working holiday visa
30 junio 2020

Marina y su experiencia por el mundo viajando y trabajando

Esta nueva sección del blog está dedicada a viajeras que dejaron todo para salir al mundo a viajar, trabajar y vivir experiencias que les cambiaron la vida. Ellas lo cuentan a través de sus redes y me han maravillado con sus relatos por lo que las invité a compartirlo acá.

A Marina o @viadaenviajee, la conocí gracias a Instagram y no pude despegarme de su cuenta. Ella junto a su pareja, el genial @vidaenviejo le dan la vuelta la mundo viajando y trabajando de una manera tan despreocupada y humana, que transmiten esa emoción descubrir y abrirse a nuevas culturas.

Con altos, bajos, diferentes visas y recorridos por el mundo (como su increíble viaje en el Transiberiano hasta Mongolia y China) Marina nos lleva de viaje contado todo con fotos y una pluma exquisita.

Me animé, despues de muchos años de soñarlo, a empezar a tener la vida que quería tener.

Ellos, los viajeros.
Mi Vida en Viaje

¡Hola! Soy Marina, pero todos me conocen como Maku. Tengo 31 anos y hace muy poquito me anime a cambiar la vida tal y como la conocía, para empezar a construir la vida como la quiero. Hoy me encuentro en Buenos Aires (la cuarentena me agarro de visita en Argentina) después de haber estado dos años viajando y viviendo el mundo junto a Mariano, mi compañero de vida hace más de 9 años. 

Les quiero compartir mi experiencia, para que se motiven y vean que es posible viajar y vivir la vida como queremos. No es imposible, solo hay que cambiar el paradigma de las ideas y comenzar de nuevo.

Mi sueño era vivir en el Sur Argentino. La Patagonia tiene para mi ese aire que romantiza cualquier escena de la vida. Suelo pasar mucho tiempo con los ojos en blanco, mirando a la nada mientras sueño donde me gustaría estar. En esos ratitos en los que me imaginación vuela sin prejuicios, estar sentada en el lago tomando mates o disfrutando del verde y la inmensidad de la montaña, fue siempre una imagen recurrente.

Pero bueno, las decisiones que fui tomando a lo largo de la vida, me fueron alejando de a poco de mi vida en la montaña. Dedique casi 10 años a estudiar la carrera de Ciencias de la Comunicación en la Universidad de Buenos Aires, mientras trabajaba en diferentes empresas y comenzaba mi camino de competencia en la Gran Ciudad. Puse toda mi energía en cumplir mi objetivo: recibirme, y comenzar a trabajar de lo que tanto me apasionaba. Pero en el medio me di cuenta que la vida en la oficina no era lo que yo esperaba.

Si bien mis relaciones laborales terminaron todas en buenos términos, yo nunca estaba satisfecha. Siempre me faltaba más: más reconocimiento, más sueldo, más horas, más vacaciones. Y un dia me di cuenta que todo lo que hacía ya no tenía el mismo sentido que cuando había comenzado a trabajar. Mis energías las enfoque entonces en emprender proyectos propios, en escribir para mi blog y meterme en el mundo de la comunicación digital. De repente me di cuenta que quería volar: que estaba en la oficina buscando pasajes todo el dia, armando carpetas con futuros viajes y haciendo malabares con las vacaciones y feriados para poder escaparme junto a Mariano. 

Siempre quise vivir afuera,irme y empezar de nuevo en otro lugar. Podría decir que planee y me prepare para este viaje desde que tengo memoria, desde que soñaba con recibirme e irme a vivir al sur. Por suerte, con Mariano siempre estuvimos en sintonía y nos apasiona viajar, asique cada vez que podiamos nos ibamos a algun lado, hasta que nos dimos cuenta que necesitábamos más, que el hambre por viajar y conocer mas del mundo, no se saciaría con 15 días de vacaciones al año. 

Los paisajes glaciales de Islandia
Gracias Working Holiday:

Aplicamos a la visa de Nueva Zelanda en septiembre del 2017, y no tuvimos suerte, asique decidimos optar por ir a Dinamarca a tener nuestra primer Working Holiday y fue una experiencia tan hermosa que al año siguiente fuimos por más y aplicamos para la visa de Francia. 

¿Por que comenzamos por Dinamarca? básicamente por descarte. Yo estaba muy ensañada con ir a Nueva Zelanda, pero todavía no tuve la suerte de poder sacar esa visa. Así Que charlamos con otros chicos que ya habían viajado  y todos decían lo mismo: Dinamarca es un país hermoso, lleno de oportunidades y libertades para que disfrutes de la experiencia de vivir en el extranjero al máximo. Y si, tengo que decir que me convencieron, y que suerte que lo hicieron! porque hoy en dia soy una enamorada de este país, y a todos los que cruzó por el camino les recomiendo ir a vivir unos meses allá y disfrutar la buena vida. 

A diferencia de otras personas, la vida en Copenhague no me fue difícil. Yo necesitaba mucho un cambio de rutina y de hábitos en mi vida y allí lo tuve de manera radical. Pase de manejar casi dos horas para ir a trabajar en Buenos Aires, a subirme a mi bicicleta y llegar a cualquier lado en 20 minutos. Me cambio la energía y sobre todo pude entender que existe otra forma de vivir y hacer las cosas y eso era lo que necesitaba para re-encontrarme y estar bien. Además, logre trabajar en diferentes sitios, practicar inglés y relacionarme con gente de todos lados.

Otra cosa que me encanto de la vida en Copenhague fue poder ir al mar cuando quisiera: gozamos de un verano espectacular, asique cuando el día laboral terminaba ( o antes de que empezara) íbamos a la playa o a algún canal de la ciudad a disfrutar del agua helada. Si la temperatura era un poco mas baja, nos ibamos a tomar mate o cerveza a alguno de los parques que hay a lo largo de la ciudad. 

Hay veces no es fácil…

Quizás la parte más difícil es hacer amigos daneses (el idioma yo no lo hablo y no tuve intención de aprenderlo) porque al haber una gran comunidad latina, uno tiende a reunirse más entre sus allegados. Pero bueno, no es imposible, hay muchos bares y puntos de encuentro y diferentes actividades a las que se puede asistir para conocer gente. Lo positivo es que la población es bilingüe, por ende si te defendes con el inglés, ya tenes gran parte a tu favor. Yo no tuve ningún problema para comunicarme, conseguir trabajo o relacionarme con la gente que fui conociendo en ese año viviendo en Copenhague. 

Antes de irme de Argentina me puse las pilas para practicar inglés. Si bien estudié desde chica, durante muchos años deje de practicarlo y me daba mucha vergüenza hablar. No tenía la confianza para salir a vivir el mundo de esa forma. Mucha gente siempre me consulta sobre el idioma y a todos les aconsejo lo mismo: no importa cuánto sepas, lo importante es tener la confianza para empezar a defenderse y hablar. Hay que practicar, ver series, leer. Una vez que llegue a Copenhague no me quedó otra que empezar a conversar: así, de a poquito fui mejorando y animándome cada dia mas y pude trabajar, atender al público y tener charlas con gente de otros países sin ningún problema. La confianza es todo para poder comenzar de nuevo. 

Quizás lo más difícil a lo que me enfrente en Dinamarca fue al frío y la noche cuando se va el verano. Es muy brusco el cambio, de repente pasas de tener unas 20 horas de sol al dia, a que anochezca a las 4 de la tarde. Entre septiembre y marzo el clima es más hostil, pero de a poquito uno se va acostumbrando, cuando ves que la gente sigue con su vida y las actividades continúan, te logras sumar y seguir viaje. 

Mi vida, hoy:

Mi historia con Dinamarca es de amor puro. Desde que me fui de allí en enero del 2019, la extraño todos los días!  y espero mi ciudadanía para poder volver. 

Después de vivir en Dinamarca, nos fuimos para Francia, y a mitad del 2019 decidimos hacer un viaje con el que yo soñé durante muchísimos años: nos fuimos para Rusia y empezamos la línea del Transiberiano. Recorrimos durante casi 6 meses Rusia, Mongolia y China para terminar haciendo buceo en Tailandia. Después de este largo viaje por Asia, volvimos a Europa a terminar el año haciendo voluntariados en España. 

En enero del 2020 regresamos a Buenos Aires. Un poco cansados de tanto andar, con ganas de frenar y estar con Bea (nuestra perrita), nuestra familia y amigos. La pandemia nos encontró aca, tratando de acomodarnos y no nos quedó otra opción que amoldarnos a esta nueva realidad. Pasamos la primer mitad del año viviendo en la casa del papá de Mariano, y ahora logramos alquilarnos un departamento para empezar de nuevo. Estamos los tres juntos (Mariano, Bea y yo), después de dos años de andar dando vueltas por el mundo. No sabemos todavía si esta será una visita que se extendió más de la cuenta, o si el año que viene podremos volar nuevamente. Pero las ganas y las ideas de volver al ruedo están. Solo nos queda esperar, ser pacientes y ver como se desenvuelve el mundo tras la pandemia. 

Este regreso no fue para nada fácil, menos que menos cuando nos dimos cuenta que no podíamos irnos a ninguna parte, pero nos ayudo a enfrentar cuestiones personales que había que resolver, poner la mente y el cuerpo el orden y armar nuestra familia para volver a volar cuando podamos. 

Las Redes y Yo:

Las redes sociales ocupan un gran lugar en mi vida desde que me fui de Argentina. Comence mi blog e instagram con las ganas de contarle al mundo lo que yo veía, lo que podemos hacer si tan solo nos animamos a dar el paso. En estos años logré armar una linda comunidad de gente que le gusta viajar y leer, y que siempre esta para apoyarme. Me gusta devolverles lo mismo, asique en mis redes van a encontrar siempre un mensaje de aliento y mi respuesta  a lo que necesiten para arrancar o armar su viaje. 

A ustedes, con Amor:

Me gusta decir que salí a vivir el mundo. Me animé, despues de muchos años de soñarlo, a empezar a tener la vida que quería tener. Pude hacerlo con mi compañero de vida, y eso es lo más gratificante. Pero en el camino conocí a tanta gente hermosa, que a veces me cuesta creer que haya lugar para la maldad. Viajar me hizo mas fuerte, me dio confianza en mí y en la humanidad. Me demostro que no todo es lo que parece, nada se asemeja a una foto en Instagram o un discurso cargado de odio y miedo que pueda dar el noticiero tendencioso. El mundo es diferente, es tan particular, que necesito que si estás leyendo esto, vayas a verlo. Estoy segura que cuando te enamores de él, vas a recordar mis palabras y a sonreír bien grande mientras lo haces. 

Mini Guia Islandia:

Uno de los viajes más hermosos que hicimos cuando vivíamos en Dinamarca, fue a Islandia. Alquilamos una combi y por más de 10 días recorrimos la parte sur de la isla. Le cuento los sitios que más me gustaron: 

  1. Parque Nacional de Thingvellir: 

Para mi, la mejor de las paradas del Círculo Dorado. Lo increíble de este parque y su paisaje es que su geografía se debe a la fisura tectónica entre los continentes de europa y América. El mayor atractivo del parque es la grieta de Silfra y poder nadar entre placas tectónicas con el agua a 2 grados (la temperatura que tuvimos en octubre). La fisura tiene el agua más clara del mundo y flota entre dos continentes (Norteamérica y Europa). 

  1. Playa arena Negra:

Es una de las 10 playas no tropicales más lindas del mundo y su color y textura tan particular, se debe a que es arena volcánica. En el medio del mar se asoman Las rocas de Reynisdrangar que son parte de la mitología escandinava. Se dice que son trolls convertidos en piedra por ver La Luz del sol. Es, sin dudas, mi lugar favorito en Islandia. Que su paisaje y fisonomía sea tan diferente a todo, me gusta. 

  1. Playa de Diamantes:

Otros dos espectáculos de la naturaleza presentes en Islandia. Tanto el color de la laguna como de los diamantes en la playa es turquesa, y es realmente deslumbrante: la sensación de caminar por la playa y tener frente a vos pequeños pedazos de glaciar es algo único. 

  1. Fiordos del Este: 

Pasar por los Fiordos es obligatorio si queremos llegar al norte de la isla y continuar el recorrido para volver a la capital. Nosotros no pudimos terminarlo, ya que el clima no nos acompañó, y nos topamos con una nevada que nos hizo pegar la vuelta hacia el sur. Pero, pasamos todo el dia en la carretera apreciando una de las vistas más increíbles y magníficas que he visto. 

Mini Guia Copenhague:

La capital de Dinamarca tiene mil cosas para recorrer, sea invierno o verano es exquisita por todos lados! Les quiero compartir los 4 lugares que me encantaba visitar casi todos los dias cuando vivia alla: 

  1. Christiania : 

Durante la década del 60, la Ciudad Libre de Christiania fue tomada por la comunidad hippie de Dinamarca, y pasó de ser un destacamento militar a una ciudad que vive bajo sus propias reglas: sin propiedad privada y con su propia forma de regulación impositiva. Es uno de mis lugares favoritos (iba prácticamente todos los dias) porque en verano es ideal para para pasar el dia caminando y descansando entre sus parques y lagos y disfrutar de la feria y los espectáculos musicales. 

Hay muchos bares para tomar o comer algo y centros culturales para disfrutar de diferentes expresiones artísticas de la comunidad. 

La única prohibición que hay es la de sacar fotos en los sectores de venta de marihuana. Hay carteles que lo advierten y es muy importante respetar esta regla, ya que podemos llegar a tener un mal momento por no hacerlo.

  1. Nyhavn:

El Nuevo Puerto de la ciudad es mi lugar favorito. La típica postal de las casitas de colores, es una caminata que me regalaba todas las semanas. Alrededor del canal de Nyhavn hay miles de bares y restaurantes para sentarse a disfrutar del lugar o probar algo típico.

Cada atardecer de verano, diferentes artistas pasan con su música por el canal, encantando a turistas y locales. En invierno, Nyhavn se viste de navidad y abre sus puertas a la Feria Navideña, una de las mas lindas que tiene la ciudad. 

  1. Dyrehaven: 

A unos 20 minutos en tren de Copenhague está el barrio de Klampemborg, donde se encuentra el parque de diversiones más antiguo del mundo. Este parque, donde además de un espacio verde increíble para caminar y andar en bici durante todo el día, podemos encontrar más de 3000 ciervos.

  1. Cementerio de Norrebro:

Se que puede parecer increíble (¿que no lo es en Copenhague?), pero pasar con la bici o caminar por el cementerio de Norrebro es una actividad sin igual. Vas a encontrar con que no estás solo: muchos daneses aprovechan las tardes de verano, para pasear con los bebés y sus familiares por aca. Gente entrenando, o simplemente jóvenes con la guitarra, descansando. Es un espacio que te da una tranquilidad particular,  y que para mi, vale la pena conocerlo.

Muchísimas gracias Mariana por compartirnos este relato de tu vida viajando y trabajando. Tu escritura, tus fotos y tu manera de ver el mundo son de una riqueza indescriptible, te deseo muchos kilómetros más !

Su sitio web : Vida en viaje

Su Instagram : @vidaenviajee


Constanza
Constanza
Hola ! Soy Constanza, me mudé a Francia desde Córdoba, Argentina en 2015 como Au pair y el destino me hizo quedar acá donde trabajo, estudio, escribo y viajo ! Así que les cuento de todo ello en este rinconcito de internet que creé con mucho amor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *