¿Y si vamos a Bulgaria? Guía de viaje
9 septiembre 2020
Budapest, guía de viaje
22 septiembre 2020

Excursión : explorando las cuevas de Bulgaria

Durante el fin de semana de 3 días que no tomamos para ir a Bulgaria, decidimos aprovechar el hecho de estar en la capital, Sofia, para hacer una de las muchas excursiones que hay : visitamos algunas de las increíbles cuevas que pululan en las montañas.

En Bulgaria visitar alguna de las más de 5.000 cuevas que hay, es un paseo típico para los locales, de hecho la mayoría de los turistas (por no decir todos) los que estaban ahí eran búlgaros. Son una de las principales atracciones naturales que tiene el país.

Durante nuestras vacaciones en Sofia, contratamos la excursion desde un sitio web por 75€ cada uno (Civitavis). Iba a organizarse así : a las 8 de la mañana el bus pasaría a buscarnos para visitar tres cuevas y nos traería al hotel cerca de las 18h. En teoría, ya que cuando nuestro guía nos pasó a buscar éramos sólo nosotros dos y él.

Los Balcanes

Sofia esta ubicada en un valle, rodeada de diferentes montañas y con un paisaje muy verde. El sol brillaba calentando el aire mientras nos dirigíamos a nuestro destino. Giorgio, el guía, era un hombre joven y simpático que había estudiado geología, por lo que hacer esta excursión el él fue super enriquecedor ya que conocía muchísimo sobre el terreno, la historia y las formaciones rocosas.

Las cuevas

La ruta se alejaba de Sofía, dirección el noreste. Son casi unas 2 horas hasta la primera parada : Prohodna, conocida como «Los ojos de Dios». Podemos apreciar dos aberturas en forma de ojos que no se sabe si son naturales o han sido talladas para darle una forma más oval.

Giorgio, nos explicó que esa cueva fue usada mucho tiempo por un grupo religioso que estaba contra la Iglesia. Por eso podemos ver una imagen de Cristo pintada frente a los «ojos» que nos recuerda su pasado religioso. Es sin dudas un lugar místico que cuenta con un sendero de trekking de unos 30 minutos hasta una capilla y luego sube hasta un mirador. Les recomiendo calzado cómodo y estar en buena forma porque el camino es empinado y resbaladizo.

La entrada es gratis, se aceptan animales y mucha gente iba con su canasta de picnic. Por lo que si van en auto encontrarán un gran parking y luego el camino a la cueva. Es muy fácil llegar desde Sofia, no hay peajes, las rutas están en buen estado y con un GPS en menos de 2 horas están.

Hablando de todo un poco y durmiendo de a ratos seguimos la ruta hasta la segunda cueva : Saeva Dupka, vieja de 3 millones de años. Nada tiene que ver con la primera. Ésta ha sido utilizada en la antigüedad por pastores para refugiarse con su rebaño. Podemos ver enormes estalactitas y estalagmitas que continúan formándoselo con un tono rojizo.

La entrada es paga (parking gratuito) y se hace con un guía que habla en búlgaro, por lo que Giorgio nos tradujo lo que iba contando. En la excursión que pagamos, las entradas estaban incluidas, pero sino rondaban entre los 3 y 4 levas si no me equivoco (1,50€ a 2€).

Hoy en día hay conciertos de música clásica que se organizan de tanto en tanto ademas de las visitas turísticas. Parece un lugar de otro mundo u otra época, como si entrásemos en una maquina del tiempo, fría y húmeda, que nos traslada muchísimos años atrás.

Los paisaje pasaban uno tras otro, veíamos pueblitos típicos de la región, vestigios de la época comunista y las ondulantes formaciones de los Balcanes que nos guiaban hasta la última cueva : Devetashka. Habitada desde el paleolítico, hoy en día es el hogar de unos 30.000 murciélagos que se esconden entre las grietas emitiendo sonidos chillones (de hecho es el tercer lugar en cantidad de colonias de murciélagos en Europa)

Es tan imponente que Hollywood se percató de su belleza y la usaron para filmar escenas de la película The Expendables II (aunque fue más dañino y problemático para la cueva y su fauna que otra cosa). Es una cueva kárstica y se caracteriza por los enormes agujeros en su techo y por su entrada de más de 60 metros de alto.

Como las otras el parking es gratuito. La entrada era 3 levas, 1,50€. No vimos a los murciélagos aunque los escuchábamos. Giorgio nos contó que entre Junio y Julio esta cueva esta cerrada al público para que los murciélagos se ocupen de sus bebés.

Lo bueno de empezar la excursión temprano es que no hay mucha gente y se puede disfrutar de las cuevas, hacer fotos sin estar rodeado de turistas, etc. Realmente vale la pena visitar aunque sea alguna de las tres o hacer la misma excursión que nosotros.

Lovech

Pegamos tanta buena onda con Giorgio (Manu y yo lo llamábamos Brad Pitt porque era muy pintón :P) que nos llevó de yapa a visitar Lovech. La pintoresca ciudad medieval famosa por su puente cubierto muy similar al Ponte Vecchio de Florencia en Italia.

Los locales se paseaban por la plaza principal donde comimos un helado antes de subir por unas intrincadas escaleras hasta las ruinas del fuerte medieval Hisarya y la imponente estatua de Vasil Levski (revolucionario y héroe nacional).

Yogurt bulgaro, el mejor del mundo.

Giorgio nos llevo a una tiendita cerca de la ruta donde vendían el típico «yogurt» búlgaro y uso comillas porque él dice que es un producto a medio camino entre el yogurt como lo conocemos y una crema agria. Los dueños de la tienda tienen producción propia y un tarro grande salía unos 0,80€. Super fresco, es un postre rico pero para mi gusto lo sería aún más con miel ya que es un poco agrio !

Tuvimos mucha suerte de tener un guía tan simpático y desinteresado como Giorgio. No estaba obligado a llevarnos a Lovech o buscar el puesto de yogurt ya que la excursión era sólo las 3 cuevas, fue un encuentro afortunado con una persona amable y que ama su país (el hecho de que a causa del Covid no hay muchos turistas también ayudó)

El mes de septiembre es ideal para visitar las cuevas de Bulgaria y el país en general. La temperatura andaba pos los 29º así que está la ventaja de que es el final de la temporada de verano = menos turistas pero con el clima aun agradable.

Así que ya saben, si van a visitar Bulgaria no duden en hacer alguna excursión o alquilar un coche y salir a recorrer la belleza de este país de Europa del este.

*Para leer sobre el resto de nuestra estadía en Bulgaria pueden hacer click acá.


Constanza
Constanza
Hola ! Soy Constanza, me mudé a Francia desde Córdoba, Argentina en 2015 como Au pair y el destino me hizo quedar acá donde trabajo, estudio, escribo y viajo ! Así que les cuento de todo ello en este rinconcito de internet que creé con mucho amor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *