Relaciones toxicas o cuando el «amor» hace sufrir.
21 abril 2020
La vida después de la cuarentena
18 mayo 2020

Ayuné por 3 días, ayuno intermitente.

El ayuno intermitente es una manera de alimentarse que me interesa desde hace un tiempo, y que me parece el más adecuado para mi alimentación. Decidí ir más lejos y probar un ayuno de tres días.

En mi entrada Quiero bajar de peso, ¿cómo hago? ya les había hablado sobre ello. El ayuno intermitente es pasar un largo periodo sin comer para evitar que toda la energía del cuerpo se concentre en la digestión y sea utilizada para otras funciones corporales. Por ejemplo, se come durante 8 horas y se deja descansar el estomago 12h.

Ojo, no tiene nada que ver con la anorexia que es un trastorno alimentario. El ayuno intermitente es una manera primitiva de ingerir alimentos, donde se derriba el mito de hacer muchas comidas al día. El cuerpo no necesita combustible constantemente.

Yo no desayuno. Almuerzo aproximadamente a las 13h y ceno antes de las 21h. El resto del tiempo duermo con el estomago ligero, realmente me ha ayudado hacer esto pero creo que es personal y que cada uno debería probar para sacar sus propias conclusiones. Lean mucho sobre ello, ya que el tema es super interesante.


3 días sin comer

Esta cuarentena es el momento ideal para probar cosas nuevas. Así que decidimos en pareja de pasar 72h sin comer, sólo bebiendo. No les puedo explicar lo bien que uno se siente luego, muy ligero, con energía y renovado. Ningún efecto negativo en nuestro caso.

Aumentamos la cantidad de liquido que ingerimos normalmente para evitar la deshidratación y purificar los riñones. El té verde con jengibre es un excelente antioxidante y booster de energía.

Cuando sentía una oleada de hambre, tomaba un vaso de agua mientras «escuchaba» mi cuerpo para ver si era hambre o solamente aburrimiento / antiedad. La mayoría del tiempo era lo segundo. Es increíble cómo tenemos instalado el hecho de comer a cada rato, cuando no es necesario siendo adultos y estando en buena salud.

24hs

Almorzamos el viernes para luego empezar nuestra experiencia. Las primeras 24hs son las más faciles porque uno está emocionado por empezar la experiencia y el cuerpo esta en digestión, así que lo importante es mantenerse ocupado y bebiendo mucha agua.

48hs

Mi miedo era sentir la falta de azúcar pero no paso, creo que me ayuda hacer regularmente los ayunos intermitentes pero en ningún momento senti hambre o falta de algo. Dos días sin comer son más faciles de hacer de lo que yo pensaba.

Y mi relación con la comida empezó a cambiar ya que me di cuenta de que como generalmente por ansiedad o como recompensa, no por hambre. Me permití poner agua a hervir con medio caldito de verduras para beber en modo de cena y recuperar un poco de sal.

72hs

Las ultimas doce horas fueron las más difíciles porque el hecho de estar confinados sin mucho para hacer genera antiedad y por ende ganas de comer algo. Luchar contra ello se hizo un poco más difícil.

La tarde del domingo y en víspera de esas ultimas 12 horas, me prepare un smoothie con 1 naranja exprimida, 100 ml de jugo de granada con remolacha de una marca BIO que no tiene azucares ni conservadores. Eso lo licué con 4 frutillas y un kiwi.

Ese fue el shoot de azucares y vitaminas que me permitió pasar las ultimas horas.


Volver a comer

Con 3 kilos menos y sintiéndome super bien, nos pusimos a preparar el primer almuerzo en tres días. Queríamos hacer algo con proteínas ya que al dejar de consumir azucares el cuerpo había entrad entrado en cetosis y queríamos aprovecharlo.

Hicimos una hamburguesa cacera con pan pita, carne, lechuga, tomate y unas papitas al horno que comimos despacio. Esa noche no cenamos y recién al otro día volvimos a las dos comidas diarias o tres si hacemos una merienda. Hay que ir despacio para no sentirse pesado ni «atacar» es estomago o los intestinos.

Conclusión

Nuestra experiencia fue buenísima y más allá de la perdida de peso, lo que aprendi es a escuchar mi cuerpo. A darme cuenta que como más por estrés que por necesidad.

Tres días es mi limite por el momento, y me parece que más tiempo habría que hablarlo con un doctor para evitar carencias. A todo esto, hay que estar bien ya que si tenemos ciertas enfermedades o hemos sufrido trastornos alimentarios, no creo que sea lo ideal.

Lo importante es informase antes de probarlo. Si le encontramos un sentido a lo que estamos haciendo vale la pena. Yo volvería a incluirlo en mi alimentación más los ayunos intermitentes que forman parte de mi cotidiano.


Constanza
Constanza
Hola ! Soy Constanza, me mudé a Francia desde Córdoba, Argentina en 2015 como Au pair y el destino me hizo quedar acá donde trabajo, estudio, escribo y viajo ! Así que les cuento de todo ello en este rinconcito de internet que creé con mucho amor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *